martes, 17 de abril de 2012

Cultivo de marihuana en terrazas

Como cultivar marihuana para consumo propio en terrazas 


El cultivo de marihuana en exterior y concretamente en terrazas es una de las modalidades de cultivo que más seguidores tiene, ya que no se necesitan tantos medios y cuidados como en el cultivo de interior y además es una forma de cultivar con la que se pueden conseguir producciones significativas con una mínima inversión.
Lo más importante para tirar adelante este tipo de cultivo es disponer de una terraza con una buena exposición solar, con un mínimo de seis horas de sol directo. A parte de este requerimiento indispensable, el resto de material necesario sería el siguiente:


Semillas de calidad, preferiblemente indicas o indica/sativa ya que suelen tener un porte más compacto y ramificado. También ayuda el hecho que sean semillas feminizadas de marihuana o partir de esquejes seleccionados, ya que eso nos permite aprovechar al máximo el espacio disponible pues de esta forma nos aseguramos que toda la tierra, macetas, resto de material y el espacio del que disponemos se aprovechen al máximo.
Macetas de 0,25 litros, 11 litros, 25 litros o 45 litros (esta última talla es para los cultivadores que disponen de grandes terrazas, el resto nos quedaremos con las tres primeras)
Tierra de calidad, que contenga humus, mantillo, perlita y turba negra o fibra de coco. Tipo light mix de Biobizz o Soft mix de Bioaigua.
Humus de lombriz
Guano de murciélago en polvo y Bat guano de murciélago líquido
Nutrihemp (cenizas de algas marinas)
Aceite de neem, pelitre o algún otro insecticida de origen biológico tipo Ain thc
Propolis (fungicida y estimulador de las defensas naturales de las plantas)
Bacillus Thuringiensis
Abono para cannabis de crecimiento y de floración preferiblemente ambos de origen biológico
Un pequeño pulverizador de 2 litros de capacidad
Un tester de PH y un PH down ácido reductor

El cultivo en terraza paso a paso

Una vez tenemos todo el material nos dispondremos a empezar el cultivo:

Planta recién trasplantada en la primera maceta

La fecha más adecuada para empezar los cultivos en terraza es entre septiembre octubre. Nosotros preferimos hacerlo en la primera luna descendente de octubre ya que si se hace mucho antes podemos encontrarnos con que las plantas se desarrollen demasiado y superen nuestras previsiones de altura y la capacidad de nuestras macetas.




Ponemos las semillas a germinar y una vez veamos asomar las pequeñas raíces las pasamos a la maceta de 0,25 L regándolas a continuación. En los días posteriores sólo regaremos conforme veamos que la tierra se va secando (con agua sola con pH corregido a 6). Pondremos las macetas a pleno sol y a esperar que aparezcan las pequeñas plántulas, lo que puede llevar entre 5 y 10 días de tiempo, ya que de lo contrario nos

Pasadas más o menos tres semanas las plantas deberían alcanzar los 20 cm de altura y haber crecido hasta los tres pares de hojas reales. En ese momento le quitaremos la maceta (cuando la tierra esté seca) y si vemos una buena estructura radicular será el momento de trasplantarlas a la siguiente maceta de más o menos 11 litros de capacidad.

En este caso haremos una preparación de la tierra que consistirá en un:

80% de la tierra recomendada
20% de humus de lombriz
1/2 kg de guano de murciélago
250 gramos de Nutrihemp por cada 100 litros de tierra


Lo mezclaremos bien para que quede todo repartido muy homogéneamente y procederemos al trasplante.

Las dos primeras semanas después del trasplante regaremos cada vez que la tierra se vaya quedando seca pero sólo con agua, con el único añadido del ácido necesario para la corrección del pH.

No será hasta la tercera semana después del trasplante cuando empezaremos a añadir al agua, una vez por semana, las dosis correspondientes de abono de crecimiento.

Más o menos en la cuarta semana después del trasplante (octava semana desde el inicio del cultivo, primeros de junio) procederemos a realizar la poda apical para favorecer el crecimiento a lo ancho más que a lo alto y lo realizaremos de la siguiente forma:



En este momento la planta andará por su séptimo u octavo par de hojas reales y le cortaremos el ápice (el brote superior) justo por encima del quinto par real de hojas, lo que favorecerá que se formen de seis a diez nuevas ramas principal

Y es justo después de esa poda cuando procederemos al trasplante definitivo a la maceta de 25 litros, para los que disponen de menos espacio, o a la de 45 litros para los que pueden dejarlas desarrollar más.



Para este trasplante definitivo la mezcla de tierras será la siguiente:

80 litros de tierra preparada + 20% de humus de lombriz + 1/2kg de guano de murciélago y 200 gramos de Nutrihemp para cada 100 litros de tierra.

Una vez realizado el trasplante, procederemos a regar con agua sola durante las dos primeras semanas y, a partir de la tercera, añadiremos al agua de riego abono de crecimiento una vez por semana hasta la aparición de los primeros cogollos. Con todo eso andaremos por el mes de agosto y nuestras plantas medirán entre 100 y 125 cm sin contar la maceta.












A partir de la aparición de las primeras flores formando los cogollos, regaremos con agua mezclada con abono de floración una vez por semana (el resto de riegos con agua sola y el pH corregido) y no será hasta que veamos que los cogollos se vayan estructurando cuando añadiremos también al caldo de nutrientes guano de murciélago líquido, aumentando a partir de ese momento la frecuencia de abonado a dos veces por semana, hasta que veamos los primeros indicios de maduración de los cogollos (los pistilos se van secando y adquieren un color marrón rojizo).

A partir de ese momento procederemos a regar con agua sola hasta el momento de la cosecha para favorecer el limpiado de la planta y mejorar el sabor y el olor. Es normal que durante la fase de limpiado la mata se vuelva amarilla, ya que buscamos que la planta vaya agotando sus recursos en abonos. De esta forma, el sabor será más dulce y la hierba no resultará irritante para la garganta a la hora de catarla.


                                                   
                                       
                                       
Las plantas cultivadas con este sistema en macetas de 25 litros alcanzarán una altura de entre 100 y 150 cm, según las variedades, y producirán entre 200 y 300 gramos (seco), mientras que las cultivadas en macetas de 45 litros pueden alcanzar entre 125 y 175 cm de altura y entre 300 y 500 gramos de peso según variedad.

Aspectos a tener en cuenta en los cultivos de cannabis en terrazas:

Si el sol da directamente sobre las macetas de nuestras plantas, las raíces pueden llegar a los 40ºC de temperatura lo que no es nada recomendable. Para evitarlo podemos utilizar macetas blancas y protegerlas del sol situando otras plantas o cualquier protección que contribuya a reducir el contacto del sol con la maceta y con ello rebajar la temperatura de la tierra.

Es preferible que en nuestra terraza haya otras plantas de flor o de hoja que ayuden a crear un microclima adecuado y que favorezcan la riqueza biológica del entorno, aparte de que nos ayudarán a disimular un poquito nuestro jardín secreto.

Si nuestra terraza es muy soleada y se crea un ambiente muy caluroso durante el día, sería muy conveniente que mojáramos bien el suelo y las paredes de la terraza por las mañanas y por las noches, así como refrescar las hojas de nuestras plantas siempre antes de que empiece la fase de floración, sobre todo en los meses de junio y julio, momento cumbre de proliferación de la araña roja.

Si la terraza está muy expuesta al viento, habrá que prever cuerdas y piedras para soportarlas y evitar que caigan.

Tratamientos fitosanitarios en exterior

Los cultivos de exterior están expuestos a numerosas plagas, por lo que deberemos realizar tratamientos preventivos biológicos que nos evitarán el posterior uso de insecticidas químicos, mucho mas tóxicos y nocivos para nuestra salud y para la de nuestras familias y mascotas.

Empezaremos a realizar los tratamientos preventivos a partir del trasplante a la maceta de 11 litros, aproximadamente, y utilizaremos el insecticida a base de neem o de pelitre mezclado con el própolis para evitar la aparición de araña roja, mosca blanca o pulgón así como los distintos tipos de hongos que afectan al cannabis.

El tratamiento se realizará con una frecuencia de 15 días y lo seguiremos realizando hasta finales de julio, momento en el que empezaremos el siguiente tratamiento alternando una pulverización semanal con Bacillus thuringiensis (para evitar la aparición de las peligrosas orugas) y otra a base de própolis para evitar la aparición del oídio. Continuaremos realizando estos tratamientos hasta que falten un par de semanas para la recolección.

Es importante realizar todos los tratamientos así como regar y trasplantar en las primeras o últimas horas del día para evitar el fuerte calor que podría dañar las plantas.

Tags: , , ,

0 Responses to “Cultivo de marihuana en terrazas”

Publicar un comentario en la entrada

Comenta Sin insultar, Sin racismo y Sin nada que yo deba borrar.

Yo Eliminare Los Comentarios Ofencivos asi que no pierdan su tiempo escribiendo uno.

100 % Seguro y 100 % Bajo Mi Licencia

DMCA.com llavesylicencia.blogspot.com Protected by Copyscape Web Plagiarism Software Licencia de Creative Commons
Llaves y Licencia by Anonimous Society is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en llavesylicencia.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://llavesylicencia.blogspot.com/p/dmca.html. myfreecopyright.com registered & protected
Llaves y Licencias. Todos Los Derechos Reservados. Con la tecnología de Blogger.
© 2014 Llaves y Licencia. All rights reserved.
Designed by SpicyTricks